viernes, 14 de junio de 2013

Telescopios

En esta nueva entrada vamos a cambiar el sentido de nuestro artículo y, como ya hiciéramos con los libros de divulgación científica, vamos a hablar de otro elemento divulgador que nos acerca al conocimiento del Universo de una manera práctica: el telescopio.

    "Se denomina telescopio (gr. τηλε 'lejos' y σκοπέω, 'observar') al instrumento óptico que permite ver objetos lejanos con mucho más detalle que a simple vista al captar radiación electromagnética, tal como la luz. Es una herramienta fundamental de la astronomía, y cada desarrollo o perfeccionamiento del telescopio ha sido seguido de avances en nuestra comprensión del Universo."
    —Wikipedia

Para este tema hemos contado con dos magníficos colaboradores, buenos conocedores de la materia, que nos han acercado a este apasionante mundo de descubrir el Universo a través de un ocular:

  • AstroAfición:

  • "Somos un grupo de aficionados enamorados de la astronomía que tratamos de acercar esta bonita afición a niños y mayores. En 2009, coincidiendo con el Año Internacional de la Astronomía, iniciamos esta andadura realizando observaciones astronómicas en colegios y ayuntamientos y organizando todo tipo de cursos y jornadas de astronomía. Además, desde nuestros inicios hemos publicado artículos y fotografías en revistas especializadas y periódicos locales con el ánimo de difundir el interés por la Astronomía."

  • El Segundo Luz:

  • "Una bitácora más sobre ciencia. Trabajamos para que sea un poco diferente del resto. Esperamos que la disfrutes y que vuelvas pronto por aquí."

Desde Espacio140 agradecemos enormemente su colaboración y su implicación en nuestro proyecto.

Pero como no hay artículo sin tweets, comencemos con nuestro Top10 de esta semana:


Esto es así, entre otras cosas, porque alrededor del 90% del Universo está formado por materia oscura (llamada de esta manera porque no podemos observarla) y energía oscura (porque no sabemos qué es. Dicho sea de paso, éste es uno de los objetivos del Gran Colisionador de Hadrones o LHC).

Si miramos al cielo durante la noche, dependiendo de dónde nos encontremos, podremos observar muchísimas estrellas: pequeños puntos de luz, algunos más brillantes que otros, unos parpadearán mucho, otros no... pero puntos de luz al fin y al cabo que, como vimos en semanas anteriores, podíamos agrupar para formar constelaciones.

Pero si pasamos por la lente de un telescopio, veremos que todos esos puntos de luz no son iguales. Y en algunos astros (por ejemplo, en planetas, cúmulos y nebulosas) será posible apreciar la presencia de estructuras fascinantes: anillos, chorros de gas, capas esféricas, elipses, espirales,... muchas formas que se revelarán ante nosotros.

Los telescopios actuales sólo pueden mostrarnos los objetos capaces de proyectar luz, bien porque la emiten ellos mismos, o bien porque la reflejan de una fuente de luz, como puede ser una estrella. Son como nuestros ojos, pero nos muestran una realidad mucho más ampliada. Eso sí, debemos saber que la luz que vemos es la que ese objeto proyectó en un momento concreto, que ha llegado hasta nuestros ojos viajando a través del espacio. Teniendo en cuenta que la luz en el vacío viaja a 300.000 Km/s y que cualquier objeto que observemos en el espacio suele estar muchísimo más lejos, la luz que estemos viendo en un determinado momento es la luz que ese objeto proyectó en el pasado:


Poniendo como ejemplo nuestra galaxia vecina, Andrómeda, cuando la vemos a través de un telescopio, estamos viendo cómo era la galaxia hace 2,5 millones de años; o dicho de otra forma, si ahora hubiese un telescopio en Andrómeda apuntando a la Tierra y pudiésemos verla en detalle, veríamos otros continentes, otras especies, y los primeros seres humanos estarían haciendo su aparición.

Pero, ¿desde cuándo tenemos la capacidad de observar a través de un telescopio? El telescopio es un invento que data de finales del Siglo XVI y popularmente se le ha atribuido a Galileo.


Aunque no podemos considerar a Galileo un científico en el sentido moderno de la palabra, sí que se le considera el padre de la ciencia moderna y el primero en usar el telescopio para observar el firmamento y obtener importantes resultados.


Aunque no fue su inventor, Galileo registró y presentó su telescopio en 1609. Sin embargo, su invención data de unos años antes. Generalmente, se le atribuye a Hans Lippershey, aunque otros estudios se lo adjudican a Juan Roget, a quien se lo copiaría Zacharias Janssen.

El telescopio de Galileo era bastante rudimentario, incapaz de ofrecer muchos aumentos, y a veces hasta fallaba. Entonces, ¿cómo pudo ser capaz de descubrir Júpiter y sus cuatro lunas principales? Pues, básicamente, porque en aquella época la contaminación lumínica era casi nula y era mucho más sencilla la observación nocturna.

Desde entonces hasta ahora ha llovido mucho y, aunque comparten los mismos principios básicos, los telescopios actuales son muchísimo más potentes y precisos. Aunque debemos diferenciar, sobre todo, entre los telescopios profesionales y los de "aficionado", y tener claro que si vamos a aventurarnos a entrar en el mundo de la astronomía, no debemos obsesionarnos con el hecho de obtener el telescopio más potente del mercado.


Sabio consejo el de nuestros amigos de @AstroAficion.

Lo más importante es conocer el cielo y disfrutar de lo que nos ofrece cada noche; y mientras más lo usemos, mejor invertido estará nuestro tiempo y nuestro dinero.

Centrándonos en los telescopios profesionales, el espectáculo que éstos nos pueden ofrecer se vuelve aún más fascinante. Con ellos podemos ver mucho más atrás en el tiempo y observar con muchísimo más detalle galaxias, nebulosas, planetas y otros muchos cuerpos celestes.


Imagínense lo que podrá observarse con ese telescopio de 39 metros de diámetro, situado en un lugar privilegiado y evitando en lo posible la contaminación lumínica. Actualmente está siendo construido por el Observatorio Europeo del Sur y está previsto que se termine allá por el año 2022.

Para hacernos una idea del problema que supone la contaminación lumínica y de los inconvenientes que nos produce nuestra propia atmósfera, quitándonos luz o desviándola, los telescopios situados en órbita alrededor de nuestro planeta, siendo mucho más pequeños, pueden conseguir llegar aún más lejos que cualquiera de los telescopios terrestres más potentes. Un ejemplo lo tenemos en el telescopio espacial Hubble, que con "solo" 4,2 metros de diámetro máximo es capaz de tomar imágenes como éstas:


Telescopio espacial Hubble
Telescopio espacial Hubble - Imagen: NASA

Además de los telescopios terrestres y los que están en órbita, también tenemos otros tipos de telescopios:


Lógicamente, no está siempre en funcionamiento, pero sus resultados son asombrosos. Les recomendamos que lo sigan en Twitter

Bueno, llegados a este punto, estamos seguro de que si aún no tienes un telescopio, ya tendrás ganas de conseguir uno; y si ya lo tienes, tendrás ganas de volverlo a utilizar. Y es que puedes irte con él a disfrutar del cielo en solitario, con algún familiar o amigo para debatir sobre lo que observes, o también puedes quedar con más personas que compartan tu misma afición.


Es estas "star parties" es posible compartir conocimientos, observar el mismo objeto desde distintos tipos de telescopios y charlar de los temas que más nos gustan. Este tipo de eventos se organizan en todos los lugares del mundo y se celebran varias veces al año. Para participar en una, sólo tienes que ponerte en contacto con alguna agrupación astronómica cerca de tu zona y preguntarles. ¡Estarán encantados de que te unas a ellos!

  • Algunas notas interesantes más:








  • Pero si aún no tienes telescopio, te dejamos con una serie de tweets de @elsegundoluz, en los que encontrarás muchos consejos sobre los telescopios y sus cualidades. Estamos seguros de que aprenderás algo más sobre ellos y te ayudarán a elegir el que más se adecue a tus necesidades e intereses:

    1/12 > Definición. Refractores mejor corregidos que los reflectores frente a las aberraciones.

    2/12 > Cromatismo. Reflector nunca tiene aberración cromática. Insuperable en espectrografía.

    3/12 > Aumentos. Dependen de la focal del objetivo.

    4/12 > Luminosidad. El poder de captación de luz depende del diámetro del objetivo.

    5/12 > Resolución. Depende del diámetro del objetivo. Cuanto más diámetro, + detalle veremos.

    6/12 > Tamaño de la imagen [fotográfica]. Y ¿qué parte del campo de visión es aprovechable?

    7/12 > Planitud del campo. Importante en astrofotografía, los refractores sacan ventaja.

    8/12 >Versatilidad [diseño]. Reflectores permiten cambio de óptica sustituyendo el secundario.

    9/12 > Coste. Sólo el coste del vidrio hace más caro, a priori, a cualquier refractor.

    10/12 > Facilidad de construcción. No siempre fue así, pero aquí ganan los reflectores.

    11/12 > Facilidad de manejo. Reflectores Cassegrain facilitan el trabajo con grandes aberturas.

    12/12 > Almacenaje y mantenimiento. Los reflectores sufren porque los espejos quedan al aire.

    Esperamos que hayan disfrutado de este interesante tema. ¡Hasta un próximo capítulo!

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada