lunes, 13 de enero de 2014

Marte y sus lunas

Terminamos nuestro recorrido por los planetas del Sistema Solar hablando de nuestro vecino, el cuerpo mejor estudiado y, hasta ahora, el lugar más adecuado para albergar una colonia humana: Marte.

    "Marte es el cuarto planeta del Sistema Solar más cercano al Sol. Llamado así por el dios de la guerra de la mitología romana Marte, recibe a veces el apodo de Planeta Rojo debido a la apariencia rojiza que le confiere el óxido de hierro que domina su superficie. Tiene una atmósfera delgada formada por dióxido de carbono, y dos satélites: Fobos y Deimos. Forma parte de los llamados planetas telúricos (de naturaleza rocosa, como la Tierra) y es el planeta interior más alejado del Sol. Es, en muchos aspectos, el más parecido a la Tierra."
    —Wikipedia
El planeta Marte
El planeta Marte - Imagen: USGS

Y para hablar de Marte, nada mejor que contar con la valiosa ayuda de unos expertos:

  • The Mars Society España: "The Mars Society España (TMSE) tiene entre sus actividades principales divulgar sobre la exploración de Marte."

Como siempre, agradecemos su excelente colaboración en nuestro proyecto.

Y a continuación, pasamos al Top10.

Sabemos que, en muchos aspectos, Marte es muy similar a nuestro planeta. Aunque en temas anteriores ya vimos que a Venus se le llama "el hermano gemelo" de la Tierra, a medida que vamos conociéndolo mejor, nos damos cuenta de que esa similitud es simplemente en cuanto a tamaños; en el resto de comparaciones, las diferencias son enormes. Sin embargo, con Marte tenemos justo lo contrario, ya que si comparamos ambos planetas, las similitudes pueden ser muchas, aunque el tamaño no es precisamente una de ellas:


De hecho, Marte es el segundo planeta más pequeño de todo el Sistema Solar, siendo el primero Mercurio. De modo que:


Si viviésemos allí, nuestros viajes serían normalmente más cortos que en la Tierra; pues podríamos estar prácticamente en cualquier parte del planeta en pocas horas. Eso sí, deberíamos tener cierta precaución. Nuestro amigo Klaatu nos explica porqué:

Imagen: Espacio140

Pero la superficie marciana nos brindaría otros encantos, como el poder contemplar dos lunas.

A pesar de su pequeño tamaño, Marte posee dos satélites orbitando a su alrededor, aunque, en comparación con el planeta, estos son minúsculos. Sus nombres son Fobos y Deimos (Miedo y Terror) y tienen unas características que los convierten en unos objetos bastante especiales.


Deimos es una pequeña roca de 15x12x10 kilómetros de hielo y carbono. Es tan pequeña que desde Marte se ve como una estrella brillante. Su apariencia es parecida a la que nosotros tenemos de Venus desde la Tierra, por ejemplo. Además, sólo se puede observar desde determinadas zonas de Marte, por encima de los 83,7º de latitud. Actualmente se piensa que Deimos es en realidad un asteroide que, al acercarse a Júpiter, éste lo lanzó hacia Marte, quedando atrapado por su fuerza gravitatoria.

El otro satélite marciano es Fobos:


Fobos está mucho más cerca de Marte que su compañero y es también de mayor tamaño. Como nos indica nuestro amigo @jm_leon, en un fututo, posiblemente Fobos impactará sobre la superficie de Marte; pero tranquilos, ¡que nadie se alarme!, para que ocurra esto aún quedan entre 50 y 100 millones de años.

Fobos ostenta el récord de ser el satélite más cercano a su planeta (orbita Marte a menos de 6.000 kilómetros de distancia/altura). Tiene una forma muy irregular, consecuencia del gran cráter de impacto que posee, y siempre muestra su misma cara a Marte (al igual que nuestra Luna lo hace con la Tierra) con un período de órbita de unas 8 horas.

El interés de las agencias espaciales por Fobos es evidente. En 2013 Roscosmos intentó, sin éxito, enviar una misión consistente en recoger muestras de este satélite. Finalmente, la misión Phobos-Grunt, fracasó. Pero Roscosmos no se da por vencida y tiene planeado lanzar una misión similar en 2022 para investigar este satélite.

Imagen de Fobos tomada por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter
Imagen de Fobos tomada por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter
Imagen: NASA/JPL/University of Arizona

Curiosamente, una de las características que más asemejan a Marte con la Tierra es la duración de su rotación, ya que son prácticamente iguales. En el caso de Marte, su duración es exactamente de 24 horas y 37 minutos. Eso sí, con la traslación no ocurre lo mismo.


Debemos tener en cuenta que Marte se encuentra a mucha más distancia del Sol que la Tierra, por lo que es normal que su año sea también más largo (tercera ley de Kepler). Además, su velocidad orbital es también algo más lenta que la nuestra.

Un detalle en la imagen del tweet anterior es la gran excentricidad (0,09) de la órbita de Marte, no siendo tan circular como la de la Tierra, sino más elíptica. Esto hace que la distancia entre nosotros y el planeta rojo varíe muchísimo. De manera que:


Podemos tener a Marte muy cerca, en períodos de oposición (distancia más corta teniendo a Marte en el lado opuesto al Sol), o muy lejos, en períodos de conjunción (cuando el Sol se sitúa entre los dos planetas). Esto influye en su estudio, principalmente, por dos razones. La primera es que...


Así que la distancia contribuye, y mucho, en cómo vemos al planeta rojo; algo a tener en cuenta cuando lo queramos observar.

La segunda razón viene dada por el momento más indicado para realizar lanzamientos de naves espaciales destinadas a estudiarlo. Es importante elegir bien la ocasión en que una nave es lanzada a Marte (en general, a cualquier cuerpo celeste), lo que se conoce como ventana de lanzamiento. Aprovechar el momento apropiado (normalmente es un intervalo de varios días) implica un ahorro de la energía necesaria para llegar a Marte, lo que se traduce en combustible y, por tanto, en costes.

Marte es el objeto más estudiado y el protagonista de más misiones de nuestra era espacial (obviando la Luna). Desde el primer lanzamiento de una misión a Marte, a cargo de la URSS en 1960 con la sonda Marsnik 1 (o Mars 1960A) y que resultó en fracaso, decenas de misiones han sido puestas en marcha para conocer los enigmas que esconde nuestro vecino.

La exploración robótica de Marte es una historia llena de fracasos, pero también de enormes éxitos.


Tuvimos que esperar hasta 1965 para ver la primera imagen cercana de Marte. Desde esta borrosa fotografía a las últimas que nos han enviado los rovers que están en su superficie, los famosos Opportunity, Spirit y Curiosity, hemos avanzado tanto en la exploración robótica de Marte que es posible observar su orografía o su composición a ras de suelo; ¡y todo esto en solo 50 años!

Gracias a los datos que hemos obtenido de su superficie y su atmósfera, hemos sido capaces de crear modelos de datos que prevén el comportamiento del planeta y su interacción con nuestros robots. Conocemos datos como que...


Gracias a los orbitadores, conocemos el clima de Marte, su orografía y bastantes detalles que nos indican que la vida en el planeta rojo es una posibilidad. Quizás no en el presente, pero sí en el pasado, como demuestran los últimos descubrimientos de Mars Reconnaissance Orbiter y Curiosity.

Orbitador europeo Mars Express
Orbitador europeo Mars Express - Imagen: ESA

Y la exploración de Marte continúa. En noviembre de 2013 fue lanzado el último de los orbitadores, MAVEN. Veamos los instantes más interesantes de su lanzamiento:


Por supuesto, también tenemos datos que nos ayudan a saber cómo debemos descender y aterrizar en la superficie marciana, algo que no es nada fácil. La tenue atmósfera de Marte hace que la resistencia que ésta ofrece al descenso de las sondas sea insuficiente como para desacelerar sólo con el uso de paracaídas, de manera que los módulos de descenso se ven obligados a utilizar retrocohetes que los impulsen hacia arriba, es decir, que vayan haciendo de freno durante el descenso. Veamos como ejemplo un vídeo de la fase EDL (siglas en inglés de Entrada, Descenso y Aterrizaje) del conocido rover Curiosity:


De manera que sabemos cómo viajar, cómo llegar y cómo descender en Marte.

Autorretrato del rover Curiosity en Marte
Autorretrato del rover Curiosity en Marte - Imagen: NASA/JPL-Caltech/MSSS

¿Y qué nos deparará el futuro? Pues de cara al futuro, hace algunos años se comenzaron a dar los primeros pasos para preparar la llegada del ser humano a Marte. Misiones de simulación, como la conocida Mars500, para el estudio de las condiciones del viaje de ida y vuelta, o programas como ÖWF o MSM, de The Mars Society España (TMSE), sobre cómo deben desarrollarse ciertos trabajos y estudios en la superficie marciana, son sólo los primeros pasos a realizar para conseguir este histórico hito.

Precisamente, para saber cómo llegar a Marte, cómo establecernos allí y, lo más importante, por qué, Yuri nos da otro buen consejo:

Imagen: Espacio140

Les invitamos a visitar la página del proyecto en la web de TMSE.

Y mientras todo esto sucede, podemos seguir disfrutando y maravillándonos con las magníficas imágenes que nos envían las sondas de exploración desde Marte, y esperar a que llegue el momento de poner un pie sobre este planeta.

  • Algunas notas interesantes más:










  • Y como suele ser habitual en nuestros temas antes de despedirnos, les invitamos a ver un vídeo (en esta ocasión, todo un documental) sobre Marte. Esperamos que lo disfruten, y gracias a todos los que colaboraron con este apasionante tema.


    ¡Nos vemos próximamente en Espacio140!

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada