viernes, 12 de julio de 2013

Lanzadores espaciales

En capítulos anteriores hemos tratado diversos temas, en los que gran parte del conocimiento adquirido se ha ido obteniendo, en la mayoría de los casos, gracias a misiones espaciales lanzadas con el fin de recolectar datos para su posterior estudio.

Así, no vimos la cara oculta de la Luna hasta que la sonda rusa Luna 3 llegó hasta allí para fotografiarla, no teníamos imágenes de galaxias lejanas como las que nos ofrece el Telescopio Espacial Hubble y no conoceríamos la superficie de Venus como la conocemos ahora. Por eso, esta semana vamos a hablar de uno de los elementos principales para conseguir toda esta información: los cohetes o lanzadores espaciales.

    "Un cohete espacial es una máquina que, utilizando un motor de combustión, produce la energía cinética necesaria para la expansión de los gases, que son lanzados a través de un tubo propulsor (llamada propulsión a reacción). Por extensión, el vehículo, generalmente espacial, que presenta motor de propulsión de este tipo es denominado cohete o misil. Normalmente, su objetivo es enviar artefactos (especialmente satélites artificiales y sondas espaciales) o naves espaciales y hombres al espacio."
    —Wikipedia
Lanzamiento de un Ariane 5
Lanzamiento de un Ariane 5 - Imagen: ESA/CNES/Arianespace

Y para hablar de ellos, hemos contado con la colaboración de un blog de referencia en este tema y en la divulgación científica en general:

  • Eureka: "El blog personal de Daniel Marín. Astrofísico amante de la divulgación científica y los idiomas."

Desde aquí queremos agradecer su colaboración y su implicación en Espacio140.

Y a continuación, comenzamos con el Top10 semanal:


Para que se hagan una idea, esa capacidad es más del doble de la que los cohetes actuales pueden poner en órbita terrestre. Esto supondrá que, con menos lanzamientos, podremos llevar al espacio más material, o de mayor tamaño. Pero para eso aún quedan algunos años y un largo camino por recorrer.

Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Cuáles son los orígenes de los cohetes actuales? Para ver esto, tenemos que irnos al siglo XIX:


Conocido como "El padre de la cosmonáutica", Tsiolkovski diseñó varios cohetes para viajar por el espacio, así como trajes de cosmonauta. Ideas que hicieron posible la puesta en órbita del primer satélite y más tarde del primer hombre.

Y desde ahí hasta nuestros días, la evolución de estos cohetes ha sido imparable.


Aunque no son los más potentes que han existido. Ese honor se lo lleva el Saturno V, el cohete que impulsó al hombre hasta poner un pié en la Luna.


Un cohete de 110 metros de altura y 10 metros de diámetro; y con una increíble masa de 2.900 toneladas.

Claro está que, para lanzar semejantes moles, hay que tener instalaciones adecuadas. Lamentablemente, no son muchas a lo largo de nuestro planeta. De hecho, actualmente se usan principalmente las de Cabo Cañaveral, en EE.UU., y las de Baikonur, en Kazajistán.


Minisat-01 fue lanzado por el INTA a bordo de un cohete Pegasus.

Ya hemos visto cómo fue su origen y cómo son los lanzadores actuales pero, ¿cómo evolucionaron?, ¿de dónde surgieron las ideas para construirlos?

Los primeros cohetes surgieron como arma bélica, para el transporte de explosivos a grandes distancias:


Y con algunas modificaciones se consiguió que el misil dejara de hacer daño para hacer una labor más constructiva para la civilización: la conquista espacial.


Uno de estos misiles sirvió también como base para llevar a Yuri Gagarin al espacio y así convertirse en el primer hombre en vernos desde "allá arriba".

Poco a poco fueron apareciendo diseños exclusivos de cohetes espaciales, pero los derivados de misiles aún se siguen usando en la actualidad.


No son tan conocidos ni tan potentes como los citados anteriormente, pero cumplen su cometido. Se usan para lanzamientos de pequeños satélites de comunicaciones y meteorológicos.

Los lanzadores muy complejos muestran la evolución tecnológica del ser humano en cuestión de motores de propulsión. Algunos han sido un retundo éxito, pero otros han sido grandes fracasos, debido principalmente a su complejidad y al elevado número de errores que se producían (sin olvidar los que han tenido un altísimo coste de mantenimiento, lo que siempre es un problema).

Pueden admirar la complejidad de estas fantásticas máquinas en el último tweet de nuestro Top10. Y desde aquí les recomendamos que sigan el consejo de @vmst74:


  • Algunas notas interesantes más:





  • Como vídeo, y ya para despedirnos, hemos elegido el lanzamiento de la emblemática misión Apolo 11, cuyo objetivo, como ya todos sabrán, era lograr que el ser humano caminara sobre la Luna. En este vídeo podremos ver el despegue del majestuoso Saturno V desde el complejo de Cabo Kennedy, Florida (EE.UU.), el 16 de julio de 1969. Cabe destacar la calidad de las imágenes y el audio, y la posibilidad de recrearnos en las secuencias en cámara lenta.


    ¡Les esperamos en el próximo tema!

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada